8 de marzo día internacional de la mujer

En este último año especialmente duro para las mujeres, como consecuencia de la pandemia, han sido muchas las que han perdido su empleo, y otras han visto como aumentaban sus cargas de trabajo, teniendo que compatibilizar el trabajo en remoto o teletrabajo con los cuidados de niños, mayores y tareas domésticas, haciéndose muy difícil conciliar vida laboral y familiar. Además de seguir soportando el invisible techo de cristal, que dificulta el acceso de las mujeres a los puestos relevantes dentro de las organizaciones, las empresas y la política.

El rol de la mujer cuidadora de la familia obstaculiza su desarrollo profesional, aún estando igual de capacitadas que sus compañeros varones. A esto contribuye una cultura empresarial masculinizada. Las políticas empresariales de promoción poco objetivas y el hecho de que la mayoría de las empresas estén dirigidas por hombres que contratan, preferiblemente, también a hombres.

Hemos visto como la violencia de género ha seguido golpeando con mayor dureza si cabe a las mujeres, aumentando el número de víctimas. Cualquier mujer por el hecho de serlo está en riesgo de sufrir violencia. Y cuando se da la circunstancia de que se es mujer migrante, el riesgo de sufrir violencia se multiplica.

Las mujeres con discapacidad además de discriminación sufren rechazo social, lástima y sobreprotección, teniendo una mayor dificultad para acceder a un puesto de trabajo. Discriminación por la identidad sexual y tantas otras formas de discriminación sufridas.

SIN OLVIDAR TAMBIÉN QUE LA POBREZA TIENE ROSTRO DE MUJER.

8 de marzo a las 12:00 horas

Concentración de Delegadas y Delegados ante las Delegaciones de Gobierno

MANIFIESTO 8 DE MARZO

SECRETARÍA CONFEDERAL NACIONAL DE LA MUJER

“Nunca olvides que una crisis política, económica o religiosa será suficiente para que los derechos de las mujeres sean cuestionados”

Simone de Beauvoir

La crisis pandémica ha dado paso en Canarias a una de las crisis económicas y sociales más graves de su historia, que está generando nuevas formas de pobreza y exclusión social, que sin duda, afectaran de forma específica a las mujeres de nuestro país porque como en todas las crisis en la sociedad capitalista sólo hay una fórmula para que los grandes empresarios mantengan su tasa de beneficios y es la pérdida de derechos del conjunto de la clase trabajadora y especialmente de sus sectores más vulnerables. Por ello este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, desde Intersindical Canaria denunciamos que las mujeres:

Seguimos siendo trabajadoras de segunda clase, con una brecha salarial en Canarias de más del 14 %, con los contratos más precarios y un paro de larga duración que nos empobrece cada vez más, afectadas por el techo de cristal que nos impide la carrera profesional, con sectores laborales en los que se dificulta nuestra entrada, con condiciones de teletrabajo que implican la renuncia a la conciliación de la vida personal y laboral, sufriendo el desprecio de empresarios públicos o privados a los sectores más feminizados del mercado laboral, sufriendo situaciones de acoso laboral y sexual, con servicios públicos, donde el empleo es mayoritariamente femenino, se ven sometidos a reducciones intensivas de plantillas, al deterioro de las condiciones de trabajo y precariedad y a la temporalidad de su personal, para al final de una vida laboral llena de obstáculos recibir pensiones más bajas.

Seguimos siendo ciudadanas de segunda clase, sin derecho a decidir sobre nuestro futuro colectivo y nuestro territorio, sin igualdad de oportunidades educativas que se agudizan con la privatización de la enseñanza pública y con centros educativos que no incluyen en sus currículos la coeducación y la educación afectiva y sexual; sin servicios a cargo de fondos públicos para el cuidado de las personas dependientes y que fomenten la corresponsabilidad entre hombres y mujeres en las tareas del hogar; porque la sanidad pública y universal es, cada vez más una falacia, imperando, al contrario, largas listas de espera, obligando a las personas a trasladarse a otros territorios por el cierre de unidades hospitalarias o servicios especializados, que sigue siendo de copago incluso para los sectores más empobrecidos, cargando sobre nuestras espaldas todo lo que el servicio público no asume. Sin el derecho a hacer uso de la libertad de expresión y reivindicación, pagando con penas de prisión el ejercicio del mismo, como viene sucediendo con las presas políticas en el estado español o como, anteriormente, sucedió con las sindicalistas de Intersindical Canaria por una acción realizada, precisamente, un 8 de marzo.

Seguimos siendo personas de segunda clase porque se nos niega el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, así como ejercer con libertad nuestros derechos sexuales y reproductivos; porque no se garantiza nuestra participación en los órganos de decisión, políticos, sindicales, científicos, en paridad con los hombres; porque la pobreza y la exclusión social son en sí mismas condiciones contrarias al ejercicio de los derechos humanos, y ambas tienen mayoritariamente rostro de mujer; porque seguimos expuestas a la violencia de género en cualquiera de sus formas incluida la trata de personas con fines de explotación sexual.

Por eso este 8 de marzo afirmamos con rotundidad que nos negamos a que las mujeres trabajadoras, las mujeres pensionistas, las mujeres rurales, la mujeres migrantes, las mujeres presas, las mujeres tratadas paguemos esta crisis. Reivindicamos y homenajeamos la herencia de las que nos han precedido en la lucha por la igualdad y, con ellas, renovamos nuestro compromiso con el feminismo, con las trabajadoras, con las desposeídas, con las excluidas.

“No nos queda otro camino más que luchar”

Berta Cáceres

Mujeres únicas que hicieron historia

8 de marzo - Día Internacional de la mujer

Clara Campoamor
España (1888 – 1972)

Política española, pionera de la militancia feminista. Diputada por Madrid, su discurso fue decisivo para conseguir por primera vez el derecho a votar para las mujeres, que se logró en 1931 y fue ejercido por primera vez por las mujeres en las elecciones de 1933.

Mary Wollstonecraff

(1759-1797)

Primera feminista reconocida. Su tratado Reivindicación de los derechos de la mujer influyó en la lucha por la conquista del sufragio femenino en la Inglaterra del siglo XIX.

Emily Greene Bach

(1867-1961)

Pacifista norteamericana, compartió el Nobel de la Paz en 1946 con J. R. Mott. Fundó la Liga Internacional de Mujeres por la Paz la Libertad.

Betty Friedan

(1921- 2006)

Es una de las más aguerridas activistas por la liberación femenina en este siglo. Su libro Mística femenina, publicado en 1963 renovó el feminismo. Creó la revista Ms, la primera escrita exclusivamente para y por las mujeres.

Simone de Beauvoir
Francia (1910- 1986)

Sus obras ‘El segundo sexo’ y ‘La mujer rota’ se convirtieron en ejes de la reflexión existencial sobre la condición de la mujer influyeron enormemente en el feminismo mundial.

Trabajamos por y para ti. Participa, habla con nosotras y te contamos lo que hacemos.

8 de marzo
Día internacional de la mujer